RODRíGUEZ TOBAL, Juan Manuel

Inicio/RODRíGUEZ TOBAL, Juan Manuel

RODRíGUEZ TOBAL, Juan Manuel

Biografía


Juan Manuel Rodríguez Tobal nació en Zamora el 30 de enero de 1962. Poeta. En el seno de la Fundación Sinsonte, creada para promover en España los logros artísticos de la cultura antillana y caribeña, dirige la colección de poesía El sinsonte en el patio vecino, en la que han aparecido títulos de Nicolás Guillén, Aimé Césaire, Saint-John Perse, René Depestre o Martin Carter, entre otros. Poemas suyos han sido recogidos en diversas antologías de España, México y República Dominicana.

 

Obra


POESÍA:

Dentro del aire (1999).
Ni sí ni no (2002).
Grillos (2003).
Los animales (2009).

Icaria (2010).

TRADUCCIONES:

Safo. Poemas y fragmentos (1990, 6ª ed. 2006)
Catulo. Poesía completa (1991, 5ª ed. 2003).
Ovidio. Arte de amar (1999, 3ª ed. 2007).
Anacreonte. Poemas y fragmentos (2000).
Algunas canciones de la lírica popular y de banquete de la Grecia arcaica (2004).
El ala y la cigarra. Fragmentos de la poesía arcaica griega no épica (2005).
Teognis. Elegías (2006).
Virgilio. Bucólicas (2008).
Philippe Jaccottet. Cantos de abajo / Nubes (2009).
Gueorgui Gospodínov. Una novela natural (2009). En colaboración con Neva Mícheva.

 

Premios


1998: XVII Premio de Poesía "Ciudad de Badajoz".
2003: Premio Internacional de Poesía "San Juan de la Cruz".

 

Poética


(LA LEVEDAD)

I
Dice la levedad por no extraviarse.
Por no extraviarse muere
sin huella duradera.

No el pájaro,
                        su sombra.

No las alas,
                       su espacio.


II
En la luz, la palabra y el silencio:
oír es ser herido por la luz.

Ora verde, ora negra
la levedad:
así se mira el aire.


III
Pero la levedad
mira sin ver.
Tienta el lugar en que dejó de verse,
en que, al mirar, su sangre
devino transparencia.


IV
También la levedad es la inocencia
que precede al aliento de las flores,
la música indecisa,
la pureza
de lo nunca crecido,
de lo nacido nunca.

Es la voz que dejar sobre los párpados
de lo que ojos no tiene
ni figura.


V
Habla siempre en la sed
la levedad.
Habla desde la lluvia,
desde la sal azul de la amapola.

Habla
desde el pecado del desasimiento.

VI
Ligera,
y más ligera aún para la muerte,
la levedad
es un arco imposible.
Espesor de un silencio
que no desciende al nombre del silencio.
Espesor de lo alzado
la levedad:
un peso que no sangra.

 

Texto


AQUELLA ETERNA FONTE

                                                                         a Guti

Hay un grillo que sabe la forma de tus ojos.
Sin nostalgia del cielo,
sin castigo,
sin el exceso hondo
del corazón
hay un grillo que guarda la canción de tus ojos:
delicia fría del ocaso y
vuelo.

Con la alegría del que marcha solo,
con la presteza del que va olvidado
y con la levedad del que se duele
acude donde nada lo ha llamado,
acude donde ya no están tus ojos,
en ellos bebe y sacia su dolor.

Y por eso él conoce la forma de tus ojos.
Y por eso él custodia la canción que no canta.
Y por eso él va siempre donde nada lo llama.

Y salva su dolor.
                               Aunque es de noche.


(Del libro Grillos, Madrid, Rialp, 2003.)

 

Subir