BASCUÑANA, Ramón

Inicio/BASCUÑANA, Ramón

BASCUÑANA, Ramón

Biografía

 

Ramón Bascuñana, (1963, Alicante) Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Murcia. Narrador y poeta. Ha obtenido numerosos premios en ambos géneros. Ha publicado una docena de poemarios y sus relatos se encuentran dispersos en diferentes antologías. Fue incluido en la antología poética «Al aire vivo» (2001) editorial Desierto, México. Colabora en diversas revistas literarias: Empireuma, Papers de Versalia, Ex Libris, Lunas de papel, Piedra de Molino.
 

Obra

 

POESIA

Hasta ya no más nunca (1999).
Quedan las palabras (2000).
Los deseos impuros (2000). Plaquette.
Tal vez como si nunca (2001).
Liturgia de la profanación (2002).
Los días del tiempo (2002).
Retrato de poeta con familia al fondo (2003).
Las avenidas de la muerte (2004).
Ángel de luz caído (2005).
Vera efigies (2005).
Impostura (2006).
La piel del alma (2006).
Donde nunca ya nadie (2007).
El destino del hombre (2009). Plaquette.
El gesto del escriba (2009). Antología [1999-2007].
Antiguo protocolo de la muerte (2010).
Apariencia de vida (2014).
Desnuda luz de la melancolía (2015).
El humo de los versos (2016).
6 Seis 6 (2018).
El dueño del fracaso (2019).

– Colectivas:

Al aire vivo (2001).
I Ciclo de poesía temática Alicante-Murcia (2001).
Certamen literario Universidad Popular de Alcorcón (2004-2005).
III Certamen de poesía Antonia Pérez Alegre (2006).

 

NARRATIVA

Diez años de cuentos en Azagra (2004).
Cuarteto de cuerda. Premio de Cuentos Ciudad de Mula. Ababol Nº 99; 25 febrero 2005.
Cinco años de un certamen literario. Helénides de Salamina (2002-2007).
VIII-IX-X-XII Edición Cuentos Santoña, la mar (2003-2004-2005-2007).
Lectores compulsivos (2011).
Todas las familias infelices (2019).

Premios

Poesía:

1997: Premio Nacional de Poesía Miguel Hernández.
1998: Premio de Poesía Paco Molla.
2001: Premio de Poesía Esperanza Espinola.
2001: Premio de Poesía Real Sitio y Villa de Aranjuez.
2002: Premio de poesía Hispanoamericano Juan Ramón Jiménez.
2002: Premio de Poesía Ciudad de Morón.
2003: Premio Internacional de Poesía Ciudad de Ponferrada.
2003: Premio de Poesía Julio Tovar.
2004: premio de Poesía Mariano Roldán.
2005: Premio de Poesía dulce Chacón.
2006: Premio de Poesía Marina Romero.
2006: Premio de Poesía Flor de Jara.
2008: Premios de Poesía Marco Fabio Quintiliano.
2014: II Premio de Poesía de Fernando de Herrera.
2015: Premio de Poesía Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.
2017: XXIV Premio Nacional de Poesía «Mario López».
2017: III Concurso de Poesía Noches Poéticas de Bilbao por 6 Seis 6.
2018: Premio de Poesía Gerardo Diego de Cantabria por El dueño del fracaso.
2018: XXXVII Premio ‘Río Ungría’ por el poema “Las estaciones”.

Narrativa:

2000: Premio de Narración Corta Villa de Crevillente.
2000: Premio de Cuentos Villa de Guardamar.
2001: Premio de Cuentos Alfonso Martínez Mena.
2004: Premio de Cuentos Villa de Favero.
2004: Premio de Cuentos Villa de Azagra.
2005: Premio de Cuentos Villa de Mula.
2006: Premio de Cuentos Manuel Siurot.
2006: Premio de cuentos Helénides de Salamina.
2006: Premio de Artículo sobre el zapato, Luis García Berlanga.
2007: Premio de Cuentos Santoña, la mar.
2008: Premio de Cuentos Villa de Almoradi.
2008: Premio de cuentos ciudad de Elda.

Poética

 

La poesía como fulgor, como destello que hay que atrapar un instante antes de que se extinga. Deslumbramiento. La técnica sólo ayuda a atrapar el fulgor, que es la esencia de la poesía.
La poesía como impostura, como máscara del yo; por miedo, por pudor.

 

 

Texto

 

EL TIEMPO

El tiempo en los relojes nos condena
a envejecer al ritmo de sus horas.
Es un juez implacable y rencoroso.
Ni perdona un minuto ni se olvida
un segundo.
Siempre desfavorable,
adversa y negativa es su sentencia.
Incuestionables son sus argumentos.
Y sus razonamientos son de peso.
Quizás por eso pesa tanto el tiempo.
Y cuanto menos queda más nos pesa.

[De Retrato de poeta con familia al fondo]

MAGIA NEGRA

Cómo explicar el pequeño milagro
de escribir un poema.
Cigarrillos,
una taza de café bien cargado,
unas horas robadas a la noche,
a trabajo, a la vida, y ganas
de dejarte la piel en el intento.
También cierta querencia por escoger
los vocablos que mejor definan
tu concepto del mundo.
Poca cosa.
Escribir un poema se aproxima
al tesón de la lluvia en los cristales;
una terca rutina solitaria,
aunque algunos lo llamen magia negra.

[De La piel del alma]

 

 

Subir