Enlaces

Fundación Jorge Guillén
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
Fundación Miguel Delibes
Festival du Premier Roman

Índice

A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z

PARRA, Josefa


 

PARRA, Josefa

Biografía
Obra
Premios y reconocimientos
Poética
Texto
Bibliografía
Enlaces
Email

 Subir


Nacida en Jerez de la Frontera (Cádiz) en 1965. Licenciada en Filología Hispánica, trabaja en la actualidad en la Fundación Caballero Bonald, donde es subdirectora de la revista de literatura Campo de Agramante.
Ha sido galardonada entre otros con el Premio Internacional de Poesía Loewe a la Creación Joven en 1995 -por el libro Elogio a la mala yerba-, el Premio Internacional de Poesía La Porte des Poètes, (París 1999) -por la plaquette África-, el Accésit del Premio de Poesía Luis Cernuda (Sevilla, 2000) -por el libro Tratado de cicatrices - y el Premio Internacional Unicaja -por el libro La hora azul.
Ha publicado los poemarios Elogio a la mala yerba (Visor, 1996), Geografía Carnal (Diputación de Cádiz, 1997), Alcoba del agua (Quórum, 2002), Caleidoscopio de Venus (Ed. César Sastre, 2005), Tratado de cicatrices (Calambur, 2006), La hora azul (Visor, 2007), el álbum ilustrado Oficios imposibles, con el pintor Carlos C. Laínez (E.A., 2007) y la plaquette Idolatría (Colección Cuatro Mares, 2008).
Ha intervenido en antologías como La plata fundida (25 años de poesía gaditana) (Quorum, 1997), Ellas tienen la palabra (Hiperión, 1997), La poesía plural (Visor, 1998), Mujeres de carne y verso (La Esfera de los Libros, 2002), Los cuarenta principales (Renacimiento, 2002), Reinas de Tairfa (La Espiga Dorada-Fundación Caja Rural del Sur, 2004), Ilimitada voz: Antología de poetas españolas 1940-2002 (Ed. de José Mª Balcells, UCA, 2004), Hablando en plata (Homoscriptum, México, 2005), El placer de la escritura (Universidad de Cádiz, 2005) ; Poesía viva de Andalucía.- Guadalajara (México), 2006; Con voz propia. Estudio y antología comentada de la poesía escrita por mujeres (1970-2005).- Renacimiento, 2006; Los senderos y el bosque- Visor, 2008.
Colabora como columnista de opinión en prensa diaria y en revistas de literatura y ha participado poniendo texto a obras de artistas plásticos como Carlos C. Laínez (Oficios imposibles) y Pedro Mora (Caleidoscopio).
Poemas suyos han sido traducidos al portugués, al francés, al árabe, al inglés y al alemán. Algunos de sus textos han sido musicados por los cantautores Juan Luis Pineda (en el disco Olla de grillos) y Pedro Grimaldi (en el disco Adonde quiera que vueles).

 


 Subir


-POESÍA:

Elogio a la mala yerba (1996).
Geografía Carnal (1997).
Alcoba del agua (2002).
Caleidoscopio de Venus (2005).
Tratado de cicatrices (2006).
Oficios imposibles (2007). Con Carlos Crespo Laínez.
La hora azul (2007).
Idolatría (2008). Plaquette.

Cañada de la loba (2012).

-OBRAS TRADUCIDAS:

Alcoba del agua, traducido al árabe por Khalid Raissouni. Se publicará próximamente en Marruecos.

 


 Subir



1989: Premio de Poesía Breve Domecq.
1995: Premio Internacional de Poesía Loewe a la Creación Joven en 1995 por el libro Elogio a la mala yerba.
1999: Premio Internacional de Poesía La Porte des Poètes (París) por la plaquette África.
2000: Accésit del Premio de Poesía Luis Cernuda (Sevilla, 2000) por el libro Tratado de cicatrices.
2006: Premio Internacional Unicaja por el libro La hora azul.

 


 Subir

 

Siendo una niña tomé la resolución de dedicarme a la literatura, influenciada por los libros que leía con más ilusión que discernimiento. Cuando uno es demasiado joven para calcular los daños y los inconvenientes, se suelen tomar decisiones arriesgadas. Mi obstinación y el íntimo convencimiento de que, en realidad, tampoco sabría hacer ninguna otra cosa, me han empujado a mantener esa elección. Incluso cuando me convencí de que leer era mucho más fácil y gratificante que escribir. Incluso cuando comprendí (bastante desolada) que todo estaba escrito, que cada poeta repite y amplía las mismas ideas, los mismos conceptos. Pues quien escribe se adentra en un terreno mil veces trillado donde la originalidad es un sueño o un espejismo.
Yo escribí -escribo- de la vida y de la muerte, del amor y del desamor, y del paso del tiempo. Como todos. Cambian los planteamientos, la ambientación, el punto de partida, pero en el fondo todos venimos a hablar, mejor o peor, de lo mismo.
Estoy convencida de que la poesía es útil. A mí me sirve como puerta al conocimiento. La utilizo como forma de análisis -con tanto o más de intuición que de raciocinio- y como forma bella de comunicación. A través del poema, propio o ajeno, comprendo el mundo -esos temas eternos que conforman el mundo- y me comprendo. Tiene un grave inconveniente: llega un momento en el que no parece que se viva plenamente hasta que no se escribe esa vivencia; hasta que el hecho, la mirada, el dolor o el goce no pasan por el filtro de los versos y, vueltos esencia y ritmo, se eternizan. No tengo muy claro si de este modo vivo con mayor intensidad o si estoy falsificando la vida. Confieso que cuando la copia supera al original, me siento satisfecha de un poema. Me apasiona, pues, más que la realidad, la ficción.

Junio 2006

 


 Subir

 


LA INFIDELIDAD IRREMEDIABLE

Si, al final,
ha de comer la tierra tus delicados huesos,
y ha de dormir tu boca como una orquídea tierna
debajo de raíces y lianas, qué importa
que estés tan descubierto y accesible,
que encauces tu saliva en otros surcos,
que te des a pedazos cada noche
como Profana, y Cruel, y Santa Forma.
Si, al final,
has de ser a despecho de tu carne radiante
y de todo el deseo con que te he coronado
espléndido despojo que posea la muerte...

(Del libro Elogio a la mala yerba , Visor, 1996).


HABITACIÓN DE HOTEL, 1931 (Edward Hopper)

Si hubiera una promesa
entre tú y yo, una cita
prorrogada, una luz allá a lo lejos
con que poder guiarme;
si quedase esperanza
- aunque fuese una triste
diminuta esperanza -;
si alguna vez tus labios
hubiesen pronunciado
la palabra mortal que yo anhelaba,
o algo que me sonara parecido,
pienso que aún hallaría
razón para aguardarte.
¿Y quién sabe si el trueque de la carne
no fue, de alguna forma, una promesa?

(Del libo Alcoba del agua , Quórum, 2002).


AL FIN Y AL CABO, NARCISO

Comprendo en ti la soledad sin tacha,
sin fisuras, del cuerpo que está amando a otro cuerpo
cuyas señas ignora, sin más conocimiento
que el de la carne abierta, su resplandor de venas
como pequeños ríos, su belleza impaciente,
su adelanto mortal de algún atlas secreto.
Qué solitariamente te entregas. No te inquietan
preguntas, no te duele la memoria
del ser que frente a ti se desenreda
torpemente de otros pasados cuerpos.
Ni te hieren los nombres que no oíste,
sus sílabas de hielo rompiéndose en tus besos.
Como una isla, tu contorno esquivo,
sin señas de recuerdo, sin contactos, sin puentes,
se perfecciona a solas. Yo contemplo tus playas
como un náufrago; toco la tierra de tu pecho
exiliada de ti antes de habitarte.

La pura soledad
y el olvido que eliges te hacen cerco.

(Del libro Tratado de cicatrices , Calambur, 2006).

 


 Subir

 

GARCÍA GIL, José Manuel, "Los amores impuros", Revista Atlántica, 13, pág.103.

RIVERA CERDEÑO, Francisco José, "Josefa Parra en la cuerda floja del clasicismo", Cuadernos del matemático, 34, págs. 119-121.

BALCELLS, José María, "Década final y cambio de siglo", en Ilimitada voz, Antología de poetas españolas 1940-2002, Cádiz, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz, 2003; p. 82.

 


 Subir

 

 

 


 Subir