Enlaces

Fundación Jorge Guillén
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
Fundación Miguel Delibes
Festival du Premier Roman

Índice

A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z

GARCÍA, Concha


 

Biografía
Obra
Premios y reconocimientos
Poética
Texto
Bibliografía
Enlaces
Email

 Subir

Concha García nació en La Rambla (Córdoba) en 1956. Desde su infancia vive en Barcelona, ciudad en cuya Universidad se licenció en Filología Hispánica. Es una de las fundadoras del Aula de Poesía de Barcelona y preside la Asociación Mujeres y Letras que tiene como principal tarea dar a conocer la obra de mujeres escritoras. Fue galardonada en 1986 con el premio de poesía Barcarola y en 1995 con el Jaime Gil de Biedma. Habitualmente colabora en prensa nacional, y también ha publicado sus trabajos sobre poesía escrita por mujeres en otros países como México, Uruguay o Nueva York.
Su obra ha sido traducida en diversos idiomas y consta en varias antologías.

 

 


 Subir


- NARRATIVA:

Miamor.doc (2001).

- POESÍA:

Otra ley (1987).
Ya nada es rito (1988).
Desdén (1990).
Pormenor (1992).
Ayer y calles (1995).
Cuántas llaves (1998).
Árboles que ya florecerán (2000).
Lo de ella (2003).
Diálogos de la hetaira (2003).
Si yo fuera otra (2005).
Ya nada es rito y otros poemas : poesías reunidas, 1987-2003 (2007).

Acontecimiento (2008)


- TRADUCCIONES:

Ingeborg Bachmann, Últimos poemas (1997). Con Cecilia Dreymüller.
Ingeborg Bachmann, Invocación a la Osa Mayor (1999). Con Cecilia Dreymüler.

 


 Subir

1986: Barcarola por Ya nada es rito.
1995: Gil de Biedma por Ayer y calles.

 

 


 Subir

 

Yo quería representar en el poema esos "atisbos de conciencia" formulados, en gran parte, a través de diversas lecturas. Sin embargo, tenía que atenerme a la realidad a través de mi propia experiencia, viajar entre mis estados de ánimo y observar lo que experimentaba. Tenía que atrapar el instante en el que una vez formulada la imagen en el inconsciente, ésta debía quedar reflejada en la escritura. La poesía era el resultado de la tensión entre lo que yo veía y aquello que imaginaba, en un mismo orden de realidad aparentemente representada en dos niveles. Yo era la que estaba sentada con el codo apoyado sobre la mesa y una página en blanco invitándome a representar aquella hilera de pensamientos, de recuerdos, de sensaciones. ¿Cómo darle voz a alguien que ha visto demasiado y tiene miedo de que las palabras le devuelvan otra vez la angustia originaria? ¿Cómo liberar aquel cúmulo de tensiones que debían objetivarse sólo mediante la palabra poética? Era la reflexión de una escéptica necesitada no ya de otro yo, sino de otra voz. Y es más, tampoco de un tiempo cronológico, sino de varios tiempos. También necesitaba darle voz a la conciencia, a esa otra capa de realidad que siempre queremos ocultar en el poema. Demasiados asuntos. Estaba aturdida. Un libro no se escribe en un día, por mucha fiebre que una tenga. Puede que en una noche sea capaz de escribir los mejores versos. No hay que olvidar que el tiempo condensado tiene que derramarse en un momento u otro. No creo en la súbita iluminación si no existe detrás la experiencia real. Muchas veces ésta se vuelca de golpe, como si se nos cayera un vaso de agua sobre el mantel recién planchado.

(Fragmento de "El cajón lleno de fragmentos que brillan" editado en Quimera, 183, septiembre 1999)

 


 Subir

EL TIEMPO SÍ REGRESA (1995)

Una cacerola que dejé puesta un día
sobre el mármol de la cocina.
Aquel lugar deshabitado largos años
mantuvo el utensilio. Yo era otra
al volver a destaparla. Vi moho
vi roña, vi partículas muy confusas
nadando en el agua pestilente. Vi
la forma de la cacerola intacta.
Recorrí con la mirada cansina
los alrededores del lugar, y el tiempo
se volcó sobre mi: el mismo edificio,
la misma calle, las mismas acacias.
El hedor de la cacerola era tan intenso
que me aparté a la ventana
para respirar. Mirando la calle
vi la misma gente, las mismas
posturas de la gente, las mismas
conversaciones de la gente. Lo vi
todo igual. Vacié aquel hediondo
líquido y restregué la porcelana
con un viejo estropajo que se deshizo
entre mis dedos.

(De Ayer y calles, 1995)

 


 Subir

 

BELDA, Rosa M., "Árboles que ya florecerán", Diablotexto, Valencia, Dept. de Filología de la Universidad de Valencia, V. 6, 2001.

CASADO, Miguel, "Fiel a lo divisible. Ayer y calles", Babelia, El País, 17 de junio de 1995.

CASTRO, Juana, "Ayer y calles de la poeta cordobesa Concha García", Diario de Córdoba, Cuadernos del Sur, 16 de febrero de 1995.

GARCÍA DE LA CONCHA, Víctor, "Pormenor", ABC Literario, 95, Madrid, 27 de agosto de 1993.

GUELBENZU, José María, "Concha García", El Urogallo, 88-89, Madrid, 9 de octubre de 1993.

KEEFE UGALDE, Sharon, "La subversión lingüística en la poesía de Concha García", Letras peninsulares, Southwest Texas State University, USA V. 82/83 1995-96.

MARTÍNEZ, Santiago, "Ventanas interiores", Libros, La Vanguardia, 8 de enero de 1999.

MAYHEW, Jonathan, "Lo cotidiano en la poesía española y norteamericana contemporánea".

ORTEGA, Antonio, "La emancipación del sujeto. Ayer y calles", El Urogallo, 112/113 (sept-oct. 1995).

SUÑÉN, Juan Carlos, "Ya nada es rito", Suplemento Libros, El País, 4 de diciembre de 1988.

 

 

 

 


 Subir
 Subir
[Ficha elaborada por la autora]