Enlaces

Fundación Jorge Guillén
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
Fundación Miguel Delibes
Festival du Premier Roman

Índice

A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z

MORA, Ángeles


 

Biografía
Obra
Premios y reconocimientos
Poética
Texto
Bibliografía
Enlaces
Email

 Subir

Ángeles Mora nació en Rute (Córdoba), en 1952. Desde comienzos de los 80 vive en Granada, en cuya Universidad cursó su Licenciatura en Filología Hispánica. Siendo estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras, en 1982, publicó su primer libro de poemas. Es miembro fundador y actual Presidenta de la Asociación de Mujer y Literatura "Verso libre", que tiene como principal tarea dar a conocer la obra de mujeres escritoras. Recientemente ha sido nombrada miembro numerario de la Academia de Buenas Letras de Granada. En el año 89 obtuvo el "Premio Rafael Alberti" de poesía por su libro La Guerra de los treinta años y en el 2000 el "Premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla" por Contradicciones, pájaros.


 Subir

- POESÍA:

Pensando que el camino iba derecho (1982).
La Canción del olvido (1985).
La Guerra de los treinta años (1990).
La dama errante (1990).
Antología poética (1995).
Cámara subjetiva (1996).
Caligrafía de ayer (2000).
¿Las mujeres son mágicas? (2000). Antología.
Contradicciones, pájaros (2001).


- OTRAS:

Cuarto cerrado (1994). Cuento.
Silencio/4 (1994). Plaquette de poemas.
Elegía y postales (1994). Plaquette de poemas.
Cantos de sirenas (1997) Plaquette de poemas.
Versos (1999). Plaquette de poemas.


 Subir

1989: Rafael Alberti de poesía por La guerra de los treinta años.
2000: Ciudad de Melilla por Contradicciones, pájaros.


 Subir

Para mí, en principio, la poesía es una manera de pensar, de pensarme a mí misma y de pensar el mundo. La poesía, la literatura en general, nace de la contradicción, de nuestras propias contradicciones. Si todo lo tuviésemos claro, si no existieran las contradicciones, no necesitaríamos escribir, porque tampoco necesitaríamos hacernos preguntas. Un poema es siempre una aventura dentro de nosotros mismos. Escribo para construirme, para construir un yo que al mismo tiempo es el que construye el poema... Me gusta decir que el poeta se interna en el poema como un explorador en una selva oscura, y para abrirse camino lleva la luz y el cuchillo de la palabra. Las palabras construyen el sendero, o sea, el poema, porque el poema no es sólo el resultado final, el claro del bosque, sino el proceso. Cada verso, cada palabra, nos va dando una luz, para eso escribimos, para buscarnos y para comprender el mundo. Creo que quise escribir poesía desde que tomé conciencia de mí y de mi manera confusa de interrogar a la vida. Mi poesía siempre ha tenido que ver con el tiempo en que vivo y con mi forma de vivir, mis intereses personales de cada momento. Pero también mi poesía siempre tuvo un punto de enganche con la poesía española que más me interesa, la que arrancando de los clásicos pasa por Rosalía y Bécquer, Machado, Juan Ramón, Cernuda, los poetas del 50, etc. Es una poesía que reflexiona, que nos hace pensar, plantearnos y replantearnos nuestra vida. Es una poesía que cree en la historia, que no se sitúa en un terreno esencialista, aparentemente ajeno a nuestra realidad. Vivimos en un mundo cada vez más duro e implacable, donde sólo la ley del mercado y de la competencia funciona. Hace falta una poesía dialéctica que analice y se cuestione la vida, el mundo en que vivimos, la muerte que nos rodea. Vuelvo a pensar, con Machado, como cuando empecé a escribir, que la poesía es "palabra en el tiempo".


 Subir

EL INFIERNO ESTÁ EN MÍ

Pasos de un peregrino son errante
(Góngora)

El infierno no son aquellos otros
que siempre se quedaron lejos
de mi calor:
el infierno soy yo.
Mi nombre es el desierto donde vivo.
Mi destierro, el que me procuré.
No me he reconocido en este mundo
inhóspito,
tan ancho y tan ajeno.
Supe que mi equipaje, demasiado indeciso,
pronto me delataba: este mundo tampoco
se reconoce en mí.
Yo siempre estuve fuera,
en otra parte siempre.
Soy una extraña aquí.
Sólo tengo una fuerza, sólo un secreto acaso:
esta voz que me escribe,
el doble que me habita en el silencio.
Este otro, mi infierno,
el vértigo
que al despertar me empuja
a una huida sin fin.

Estos son sólo pasos
de un peregrino errante.
Los caminos
que no me pertenecen,
las palabras prestadas que los días
dejaron en mi oído.

(De Contradicciones, pájaros, Madrid, Visor, 2001, pp. 21-22).


 Subir

DÍAZ DE CASTRO, Francisco, "Contradicciones, pájaros", El Cultural, 6 de febrero de 2002, p.12.

GARCÍA, Miguel Ángel, "Sobre Ángeles o el verbo de las personas". Prólogo a ¿Las mujeres son mágicas?, Lucena, Ayuntamiento, 2000.

LUQUE, Aurora, "Notas a La Dama Errante", Scriptura, 10, 1987, pp. 123-124.

MUÑOZ, Luis, Prólogo a Antología Poética (1982-1995), Granada, Diputación, 1995.

RICO, Manuel, "Para huir quedándose", Babelia, 19 de enero de 2002, p. 11

RODRÍGUEZ, Juan Carlos, "Topología y Lectura (La poesía de Ángeles Mora, a propósito)", en Dichos y escritos, Madrid, Hiperión, 1999, pp.211-215.

RODRÍGUEZ, Juan Carlos, "Ángeles Mora o la poética nómada". Prólogo a Contradicciones, pájaros, Madrid, Visor, 2001.

SALVADOR, Álvaro, "Dos Antologías necesarias", en Letra pequeña, Granada, Cuadernos del Vigía, 2003, pp. 143-147.

SORIA Olmedo, Andrés, "Ir y quedarse y con quedar partirse", Olvidos de Granada, 11, 1985, p. 35.

UGALDE, Sharon Keefe, "Hybrid poetics and the female tradition: refractions of Ángel González in the poetry of Ángeles Mora", Revista Hispánica Moderna, XLVIII, 1995, pp. 181-188.


 Subir


 Subir