Enlaces

Fundación Jorge Guillén
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
Fundación Miguel Delibes
Festival du Premier Roman

Índice

A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z

GOMEZ CARRASCO, Higorca


 

GOMEZ CARRASCO, Higorca

Biografía
Obra
Premios y reconocimientos
Poética
Texto
Bibliografía
Enlaces
Email

 Subir

Higorca Gómez Carrasco nació en Barcelona, en 1946. Cursa estudios universitarios en la Facultad de Medicina y Bellas Artes en la Escola Massana, de Barcelona. Desde muy pequeña ha sentido pasión por las artes, y las letras. Siempre ha estado vinculada a los pinceles, al papel y los colores, a la pluma, a las letras. De los pinceles, al estar rodeada de grandes genios desde muy temprana edad (afortunadamente). De las letras, lectora incansable de todo tipo de libros, admiradora profunda de Machado, Lorca, Cernuda, Benedetti…

 Subir

POESÍA:

Matizes (1994)

Volar, Soñar, Añorar, Recordar (2000)

Mis Sentimientos (2011)

Sociedad (2014)

NARRATIVA:

Una vida agitada (2011).

José Higueras – El Pintor de la Luz (2015)

 

 Subir

Medalla de Plata Internacional de Poesía en L/C (1994) A.E.A. Bélgica

Medalla de Oro Internacional literatura Grandes Premios Internacionales de Charleroi,  (1994) (Bélgica)

Medalla de Plata Internacional de Poesía en L/C (1996) A.I.A.C. Bélgica.  

Medalla de Plata Nacional en L/C  (2000) A E A Payerne  (Suiza)

Medalla de Plata Internacional A.E.A. de Poesía en L/C 2001 París 

 Subir

¿Cómo hablar de poesía, de prosa? Difícil tarea para mí. Difícil y a la vez algo hermoso y didáctico. Siempre con el temor de no saber componer bien, más de una vez me pregunto ¿desde cuándo gasto tinta aprendiendo? Sigo en ello con firmeza y sin la más leve presunción. Seguir aprendiendo de aquellos que me precedieron. Grandes maestros que hoy recuerdo.

Escribir de poesía, significa plasmar en un trozo de papel los sentimientos íntimos que guardamos en lo más recóndito de nuestro ser. No nos damos cuenta de lo que la mano va trazando en cada una de letras. El pensamiento, la mente transmite lo que nuestro corazón le dicta. Todo no es eso, hay mil temas por encima que nos ayudan a llevar a cabo una buena escritura para todos aquellos que nos puedan leer, y al leer sientan lo mismo que el escritor ha querido transmitir, nada fácil la tarea. Tampoco es fácil decir en poco contexto todo lo que quisiera expresar.

Para mí escribir un poema es la libertad de expresión en el más puro estado a veces de éxtasis. La prosa es poder alargar sin impedimentos posibles una verdad transformada en historia que la más delas veces parece algo imaginario. Llegar a soñar, a ver lo que en ese momento se escribe, dar a entender con claridad para el lector, escribir con los datos correctos, con valentía y un poco de sabiduría que los años, el trabajo va forjando como el herrero forja en la fragua el hierro.

 Subir

             ABRAZOS   

Miró el viejo árbol, el desnudo esqueleto,

caduco, despacio va desprendiendo

las capas que un día formaron el esbelto,

brillante y hermoso tronco.

Ahora las ramas caen lánguidas,

no le quedan fuerzas, no le quedan hojas

todos lo miran como algo decrépito,

es la vejez, el tiempo que todo lo come.

Ya no da ni sombra, cuando el sol sale

lo acaricia tímidamente y solamente

una larga y espantosa línea asusta

a todo aquel que pasa y mira con timidez.

Me acerco y acaricio su áspera corteza

cruje tímidamente, se cae como si fuese caspa,

debajo todavía la oscuridad se puede ver

sigue esbelto, se resigna a caer.

Tengo miedo que mañana ya no…

ya no le vuelva a ver…

ahora ese color grisáceo, sus ramas,

esas ramas muertas, inertes, que…

que parecen caer, se resisten o quizás

tengan miedo a sentir la soledad del suelo

el silencio y el frío de la noche.

Las ramas desprendidas del tronco madre,

ese tronco que fue su unión,

de ella recibieron la savia, la sangre de la vida

el respirar cada día, y…

ahora lánguidas, muertas, doloridas,

caen despacio al darse cuenta

que esa madre que tuvieron un día,

ya no respira, le falta la vida y…

ellas también van a la deriva.

                                                Higorca 

                               ALAMOS NEGROS 

Álamos negros que yacen… casi en esqueleto,

paso a vuestro lado y mirar no quiero.

Me duele ver que nadie cuida vuestra ancianidad…

Árbol esbelto, majestuoso… en otro tiempo.

Dicen que no quedan, que han muerto ya…

Solamente unos pocos…

Y, nadie hace nada por conservar.

ese árbol hermoso que se nos va…

 

Ramas que miran al cielo pidiendo un poco de caridad

¿Agua quizá? No, ¡ahora no…!

Quizás ¡Un poco de mana!

Del mana del mimo, del cuidado… ya por la edad.

Olvidamos todo… o acaso ¿quieren olvidar?

Raíces de una tierra que debemos cuidar

Álamos negros, muriéndose están…

 

Higorca

ALAS DE LIBERTAD

Quisiera tener alas y volar,

llegar hasta los campos de refugiados

llevando en mis manos un cesto

lleno de pan, de alimentos…

Bajar y abrazar con fuerza

al mismo tiempo que lleno de besos

las caras sucias de esos pequeños.

Que nunca se termine mis alimentos.

Que pueda transformar sus prendas rotas

en otras nuevas,

para que no sientan el frío cruel del invierno.

Abrir las puertas de esos guetos

dejar que corran por un campo

de hierba verde y flores repletas de aromas.

Y… darles muchos juguetes

ver la felicidad de niño en sus pupilas

entonces…

¡Qué feliz yo moriría!

                                     Higorca

AMANDO HASTA EL FINAL

Cierro los ojos y veo:

Un atardecer rojizo

Un roble esperando

Un banco para sentarse

Un sombrero de paja

Un abrigo que espera

Un bastón que aguarda

Una luz en la distancia

Una estrella que brilla

Una larga espera

Una melena muy blanca

Unas piernas que no llevan

Unas lágrimas que corren

Unas manos que acarician

Una larga, muy larga barba

Unos labios que musitan

Unas palabras que abrazan

Unas personas que aman

Unos dedos que se entrelazan

Se sientan en el banco, hablan.

De pronto todo se queda en blanco.

Dos cuerpos que se desploman

                                  caen al suelo,

Su melena, su barba, sus manos

                               no se sueltan…

Higorca

 

AROMAS DE ENAMORADA  

  

El aire huele azahar, a jazmín.

El sol viene y se va, juega con las nubes.

Las hojas se mueven en alocada danza.

El cielo parece llamarlas, las engaña.

Trozos azules, otros tristes, grises,

negrura que amenaza lluvia.

Luego llega la calma, tranquila, dulce

de nuevo el aire trae aromas,

aromas de un amante que no llega.

Son las ramas en alocada danza,

las que mueven esos dulces y frescos olores,

las que engañan una y mil veces,

al sol que viene, que se va

en espera de esa ansiada lluvia que no llega.

La dama sigue paseando

por entre matorrales de un jardín endiablado.

 Subir
 Subir
 Subir