Enlaces

Fundación Jorge Guillén
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
Fundación Miguel Delibes
Festival du Premier Roman

Índice

A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z

ABAD, Begoña


 

ABAD, Begoña

Biografía
Obra
Premios y reconocimientos
Poética
Texto
Bibliografía
Enlaces
Email

 Subir

Nacida el 24 de marzo de 1952 en Villanasur del Río Oca (Burgos). Tuve que dejar los estudios a muy temprana edad, primero para atender a mis padres y a la vez para doctorarme como madre. Esto me llevó muchos años durante los cuales seguía leyendo y escribiendo a escondidas y cuando tenía tiempo para hacerlo. He ido caminando con estas palabras de Cernuda que siempre tengo muy presentes: “Creo en mí porque algún día seré todas las cosas que amo”. En su día planté un árbol y-ahora que ya he aprendido a volar- estoy en la tarea de conseguir no desear. Desde el año 2006 hasta hoy, mi poesía se ha ido publicando en sucesivos poemarios, antologías colectivas y diversas revistas.

 Subir

POEMARIOS:

- Begoña en ciernes (2006).

- La Medida de mi madre (2008).

- Cómo aprender a volar (2012).

- Musarañas Azules en Babilonia (2013).

- Palabras de amor para esta guerra (2013).

- A la izquierda del padre (2014).

- Estoy poeta o diferentes maneras de estar sobre la tierra (2015).

 

LIBRO DE RELATOS:

- Cuentos detrás de la puerta (2013).

 

COLABORACIONES EN ANTOLOGÍAS:

-La otra voz. Poesía femenina en La Rioja (1982-2005) (4 de Agosto, 2005).

-Aldea Poética IV: SXO (Ópera Prima, 2009).

-Mujeres en su tinta: Poetas Españolas en el siglo XXI (Universidad Nacional Autónoma de México, 2010).

-En legítima defensa. Poetas en tiempos de crisis. 50 Poetas Contemporáneos de Castilla-León (Bartleby ediciones, 2014).

-Colaboración en las sucesivas antologías de Voces del Extremo:

  • Poesía y Vida, (Fundación Juan Ramón Jiménez, 2006)
  • Poesía y Capitalismo, (Fundación Juan Ramón Jiménez, 2008)
  • Poesía y Magia, (Fundación Juan Ramón Jiménez, 2009)
  • Poesía y tecnología, (Ayuntamiento de Béjar, Salamanca 2009)
  • Poesía y resistencia, (Ediciones Amargord, 2013)
  • Poesía y desobediencia, (Ediciones Amargord, 2014)
 Subir
 Subir

“Todo cuanto realice en mi vida será insignificante, pero es muy importante que lo haga”. Gandhi dijo estas palabras que me amparan ahora, cuando intento explicar por qué estoy escribiendo sobre lo que escribo. Y como también dijo alguien “lo que no sabes por ti mismo, no lo sabes”, aclaro que puedo hablar poco porque poco sé.

Escribo desde niña sin ser consciente que aquel camino llevara a alguna parte y ahora, cuando me piden que deje mi huella en esta lista, que casi seguro encabezaré por llevar este apellido -y cómo me asusta esto- soy más consciente que nunca de las carambolas que la vida ha hecho para traerme hasta aquí.

Yo no sé vivir sin escribir, es así de sencillo y nunca lo hago con un propósito. Escribo como respiro, por necesidad. El resto de las cosas han llegado sin esperarlas, incluyendo esta invitación a sentarme en este lugar junto a poetas que admiro tanto. La  poesía para mí es una forma de vivir, es, sin contar mis hijos, lo más apasionante que me ha pasado en la vida.

 Subir

LA MEDIDA DE MI MADRE

No sé si te lo he dicho:

mi madre es pequeña

y tiene que ponerse de puntillas

para besarme.

Hace años yo me empinaba,

supongo, para robarle un beso.

Nos hemos pasado la vida

estirándonos y agachándonos

para buscar la medida exacta

donde poder querernos.

              

FUERA DE SERIE

Nunca me ha gustado llevar un número grabado,

ni siquiera el número uno,

prefiero ser una fuera de serie.

                  

Recojo astillas del árbol caído

las junto todas y me sale un hombre,

siempre.

Dicen que escribo poesía.

El caso es poner nombres pomposos

a lo natural.

 

HOMENAJE A  SZYMBORSKA

¿Dónde estaba yo

cuando Szymborska escribía

su “contribución a la estadística”?

Probablemente zurcía calcetines,

ponía rodilleras a los pantalones de mis hijos

o lloraba, sin aparente motivo,

al terminar la jornada.

Nadie me hubiera entendido y yo no sabía aún

que la mano de ella escribía

poemas que hablaban de mí.

Yo era entonces una del montón,

una de las inseguras,

de las encorvadas, doloridas y sin linterna en lo oscuro,

pero ya era, decididamente,

una de las veintitantas capaces de ser felices

y de las noventa y nueve

dignas de compasión.

Ahí sigo.

 

DESOBEDECER

Desobedecer con la terca humildad

del que no tiene argumento intelectual que lo defienda

pero tiene el sentido primitivo de lo justo.

Desobedecía, así, desde niña

cuando no creía que los padres tuvieran siempre razón,

ni que las sotanas fueran palabra de Dios.

Desobedecía cuando me hablaban de la verdad mintiendo,

cuando predicaban pero no daban trigo

y cuando me decían que obedecer era amar

pero yo ya intuía que amar era otra cosa

que agachar la cabeza para esperar el golpe.

Cuando escuchaba mi nombre

nunca dije “servidora”.

 Subir

Antón Castro: "Begoña Abad: nuevos poemas": http://antoncastro.blogia.com/2012/040601-begona-abad-nuevos-poemas.php

 

 

 

 

 

 Subir
 Subir
[Ficha elaborada por Begoña Abad]