Enlaces

Fundación Jorge Guillén
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
Fundación Miguel Delibes
Festival du Premier Roman

Índice

A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z

PRADA, Juan Manuel de


 

PRADA, Juan Manuel de

Biografía
Obra
Premios y reconocimientos
Poética
Texto
Bibliografía
Enlaces
Email

 Subir

Juan Manuel de Prada nació en 1970 en Baracaldo (Vizcaya), pero pasó su infancia y adolescencia en Zamora, ciudad a la que se trasladó su familia y donde también se fraguó su afán por la lectura gracias a la figura de su abuelo. Mientras escribía relatos que le valían la obtención de algunos premios en certámenes literarios, estudió Derecho en la Universidad de Salamanca, pero, tras licenciarse, quiso dedicarse a la literatura. Se dio a conocer entre los círculos literarios y editoriales con su exitosa obra Coños (1995), y desde entonces, además de afianzar su vocación de escritor, ha colaborado en diversos medios periodísticos (en el diario El Mundo, en ABC, en El Semanal) así como radiofónicos (Campoy en su punto, de Punto Radio) y televisivos (Qué grande es el cine, La actualidad en 2D, etc.).


 Subir


-NARRATIVA
"El centinela del bosque" (En Cuentos de verano) (1991). Cuento.
Una temporada en Melchinar (1994). Relatos.
El silencio del patinador (1995). Relatos.
Las máscaras del héroe (1996).
La tempestad (1997).
Las esquinas del aire: en busca de Ana María Martínez Sagi (2000).
Las tres caras del terror (escrita en colaboración con Fernando Alonso Barahona y Luis Alberto de Cuenca) (2000).
Desgarrados y excéntricos (2001).
La vida invisible (2003).
Penúltima sangre (escrita en colaboración con el dibujante Alfonso Azpiri) (2006).
El séptimo velo (2007).

Me hallará la muerte (2012).

-ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS
Reserva natural (1998).
Animales de compañía (2000).

La nueva tiranía (2009).

Lágrimas en la lluvia (2010).

Nadando contra corriente (2010).

-OTROS
Coños (1995). Colección de prosas líricas.

 


 Subir

 

1996: Premio de prosa Café Bretón con "Armando Bucarini o el arte de pasar hambre" (texto incluido posteriormente en Desgarrados y excéntricos).
1996: Segunda posición en el XVII edición del premio Julio Camba de periodismo con su artículo "Armando Bucarini: la meta es el olvido".
1997: Premio José María Pemán de periodismo.
1997: Premio Ojo Crítico con Las máscaras del héroe.
1997: Premio Planeta con La tempestad.
1999: Premio César González Ruano de periodismo con su artículo "Un seno Kosovar".
2001: Premio Fundación Independiente de periodismo con su artículo "Otro milagro de la primavera".
2003: Premio Primavera con La vida invisible.
2004: Premio Nacional de Narrativa con La vida invisible.
2006: Premio Mariano de Cavia de periodismo con su artículo "Navegando la noche".
2007: Premio Biblioteca Breve con El séptimo velo.

2008: Premio de la Crítica de Castilla y León por El séptimo velo.

2008: Premio Joaquín Romero Murube (Casa de ABC de Sevilla) por el artículo Resucitar en Sevilla.

2012: Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural de El Corte Inglés.


 Subir

 

Yo creo que fondo y forma son indisociables. Si soy un escritor barroco es porque concibo la realidad como un aquelarre, porque me fijo en los aspectos más aberrantes o monstruosos de la realidad, porque tengo una visión negra y pesimista de la vida. Y de ahí mi estilo barroco. No es por efectismo, es porque creo que mi universo personal requiere ese tono.
[...]
Sí es cierto que en mi obra hay esta impresión de soledad y tristeza, pero no creo que mi obra no esté comprometida socialmente. Casi todos mis libros hablan de personas marginadas, de personas pisoteadas a las que se les ha robado la voz. Y en La vida invisible hablo por extenso de algunas de las más repugnantes lacras de nuestro tiempo. Creo que indudablemente las circunstancias difíciles que estamos viviendo (guerra, inmigración, etc) influirán muy poderosamente en la literatura.
(De http://www.elmundo.es/encuentros/invitados/2003/04/692/index.html)

Decía Italo Calvino que hay dos tipos de escritores: los que trabajan con brújula y los que trabajan con mapa. El que trabaja con mapa lo tiene todo previamente diseñado, sabe perfectamente cuáles son los accidentes de la novela, dónde hay una montaña, dónde hay que vadear un río, dónde hay que dar un rodeo o dónde hay un atajo. El escritor con brújula, por el contrario, tiene un punto de partida y adivina brumosamente cuál es el punto de llegada, pero las vicisitudes del camino las ignora por completo.
[...]
Yo soy un escritor con brújula. [...] Creo mucho en la lógica interna de las novelas, para mí lo importante es estar concentrado en la historia que quieres contar. Una vez que has conseguido esa concentración, la novela se te va deparando de forma natural.
(De http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/4207/pdfs/50-53.pdf)

Los narradores cambian bastante de un libro a otro, pero sí hay rasgos comunes, por ejemplo, la presencia de la literatura o el arte en general como característica de casi todos mis protagonistas; casi siempre escribo en primera persona, aunque precisamente en La vida invisible -toda la historia de Fanny Riffel- he probado a escribir en tercera persona. Y cierto miedo, mezcla de odio y admiración, a la mujer .. Hay una línea que no sólo atañe a la voz narrativa sino al universo que se invoca en mis libros. Un mundo acechado por el Apocalipsis, el caos, la destrucción. Un mundo bastante sombrío, bastante negro. Un mundo donde anidan pasiones monstruosas, o sórdidas. Todo eso está presente en toda mi obra.
[...]
Lo más importante en un escritor es saber encontrar su medida. Yo tiendo a que mis libros sean extensos porque tiendo a la divagación, a crear, más que un mundo de peripecias o de acciones, un mundo sensible, una atmósfera no ya descriptiva sino espiritual, mental. Necesito sumergir, envolver al lector en esos ambientes opresivos, sórdidos, un poco delictivos. Intento darle a la escritura un ritornelo, una cadencia, una especie de eterno retorno para que el lector tenga la sensación de que está metido en el mismo mundo. Todo eso es voluntario.
(De http://www.revistafabula.com/13/documents/13juanMdePrada.pdf)

 

 


 Subir

 

Hablamos , en efecto, después de la misa y durante más de una semana, sin más cesuras que las impuestas por sus obligaciones de cura jubilado, que eran más bien pocas y rutinarias, y por los achaques que lo afligían, que eran imprevistos y muchos más de los que a él le hubiese gustado reconocer. Hablamos a calzón quitado, como suele decirse, o más bien habló él, en soliloquios peripatéticos por el jardín de la residencia, cuando el frío de la mañana empenachaba su respiración, y también en soliloquios sedentarios, en su habitación despojada como una celda monástica, cuando el crepúsculo teñía su voz de herrumbre. Habló y habló, sin recatarse de introducir divagaciones y excursos, como un volcán que libera su lava antes de quedarse apagado para siempre, como si con su salmodia quisiera exorcizar el imperio de la oscuridad que ya se avecindaba a lo lejos y arañaba el cristal de la ventana en su habitación, llamándolo a su seno. Habló durante días, explayándose en mil detalles que quizá resultasen superfluos o redundantes, pero que yo desde luego no me molesté en abreviar, nunca más volvería a atajar sus remembranzas como había hecho, por impaciencia o descortesía, durante nuestro primer encuentro. Habló durante días, como si quisiera vaciarse de palabras, un enjambre de palabras brotando de la cornucopia de sus labios, pululando en nuestro derredor, al principio torpes y ciegas, pero pronto provistas de una organizada arquitectura, como si al hilo de la memoria un edificio se levantase ante nuestros ojos, un edificio con vistas a un pasado más inhóspito que halagüeño, también con sótanos de apariencia tenebrosa donde sin embargo germinaba pudorosamente una semilla de inquieta esperanza, el temblor de una alegría que no osa decir su nombre. Habló durante días, con voz que se iba desgastando a medida que se quedaba vacío de recuerdos, a medida que empujaba aquel continente de dolor que hasta entonces había permanecido incógnito, carretadas de dolor arrastradas por pedregales y ciénagas, a medida que aquel submarinismo de la memoria lo colocaba al borde de la asfixia. Habló durante días, como quien se empeña en la tarea inabarcable de inventariar el mundo, pero mientras hablaba el tiempo parecía suspenderse, la sangre parecía interrumpir su penoso discurrir por las venas y los planetas detener su trayectoria, como si el universo físico pendiese de su voz. Sólo la noche, cayendo como una mortaja de postración, conseguía callarlo durante unas horas, conseguía dejarlo afónico, pero después de la tregua su voz volvía a alzarse, renovada como el sol, para auscultar y contagiar con su calor los yacimientos de olvido que sepultaban la existencia de aquel padre prófugo y fantasmal de quien nada había sabido hasta entonces.
(De El séptimo velo, Barcelona, Seix Barral, 2007, pp. 66-67).
 


 Subir


-BUCK, Anna-Sophia, "Afrodita en Venecia o los límites de la interpretación: la novela La tempestad de Juan Manuel de Prada", Verba Hispanica, IX, Ljubljana, 2001.

-CABAÑAS, Pilar, "Escribir con puñal. Entrevista con Juan Manuel de Prada", Miscelánea, 6, 2000, pp. 78-88.

-GARCÍA JAMBRINA, Luis, "En torno a Las máscaras del héroe, de Juan Manuel de Prada", Ínsula, 605, mayo 1997, pp. 11-13.

- GARCÍA JAMBRINA, Luis, "La narrativa española de los noventa: el caso de Juan Manuel de Prada", Versants, 36, 1999, p. 167.

-ITURBE, Antonio G., "Juan Manuel de Prada tras los pasos de Ana Martínez Sagi", Qué leer, 42, marzo 2000, pp. 38-41.

-JACOBS, Helmut C., "Aspectos de la relación entre imagen y texto en las novelas españolas de los años 80 y 90", Iberoamericana, 3-4 (75-76), enero 1999, pp. 122-155.

-KUNZ, Marco, "Autorretrato de un escritor joven: La poetología de Juan Manuel de Prada en Reserva natural", Versants, 36, 1999, p. 178.

- LÓPEZ DE ABIADA, José Manuel, Juan Manuel de Prada: de héroes y tempestades, Madrid, Verbum, 2003.

-PÉREZ BOWIE, José A., "La historia como ficción en Las máscaras del héroe, de Juan Manuel de Prada", España Contemporánea, XI, 2, otoño 1998, pp. 61-72.

 


 Subir

 

Página del autor
http://www.juanmanueldeprada.com/

Otras páginas de interés
http://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Manuel_de_Prada

Páginas con textos del autor
http://www.conoze.com/index.php?accion=autor&autor=Juan%20Manuel%20de%20Prada (página con muchos de sus artículos periodísticos sobre temas religiosos)
http://www.interrogantes.net/Juan-Manuel-de-Prada-Sobre-la-vocacion-profesional.html (transcripción de una conferencia impartida por el autor)

Páginas que contienen entrevistas con el autor
http://www.elmundo.es/encuentros/invitados/2003/04/692/index.html
http://www.elmundo.es/larevista/num107/textos/carmen.html
http://www.terra.es/cultura/articulo/html/cul2776.htm
http://usuarios.lycos.es/lacasadelosmalfenti/apdf/an8/prada.pdf
http://www.revistafabula.com/13/documents/13juanMdePrada.pdf
http://www.literaturas.com/v010/sec0309/entrevistas/ent0309-01.htm

Páginas con estudios sobre el autor y su obra
http://www.cervantesvirtual.com/FichaObra.html?Ref=25719(contiene el estudio de Germán Gullón, "Dos proyectos narrativos para el siglo XXI: Juan Manuel de Prada y José Ángel Mañas", Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2007).
http://www.cervantesvirtual.com/FichaObra.html?Ref=25014&portal=177 (contiene el artículo de Epícteto Díaz Navarro, "Las máscaras del escritor: las primeras novelas de Juan Manuel de Prada", Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2007).


 Subir


diccionariodeautores@catedramdelibes.com


[Ficha elaborada por Francisco León Rivero]